viernes, 12 de junio de 2015

La energía en la Argentina: Los desafíos políticos, técnicos y económicos 2016-2019 - Propuesta política dirigida a los candidatos a la Presidencia de la Nación

El grupo de ex Secretarios de Energía presentó a los candidatos a la presidencia de la nación que competirán en las próximas elecciones nacionales el documento la energía en la Argentina: los desafíos políticos técnicos y económicos 2016-2019”.
El documento constituye una propuesta de política energética para ser aplicada por el próximo gobierno, concebida como una política de estado para resolver los graves problemas energéticos que se han manifestado y agudizado en forma irreversible en los últimos 12 años.
El documento es el resultado de más de seis años de trabajo,  en los cuales los autores han manifestado en soledad los graves problemas que amenazaban al sector y que permanecen inexplicablemente irresueltos al finalizar el mandato de Cristina Kirchner.
Una particularidad destacada en el trabajo es que en esta oportunidad los autores fueron asistidos en forma activa por un calificado equipo de jóvenes expertos en energía, especialistas en las diversas áreas, especialmente convocados. El trabajo es resultado de la confrontación plural de ideas y sintetiza propuestas que tienen un elevado grado de consenso político, técnico y empresarial.
La base programática de la propuesta está contenida en la Declaración de compromiso firmada en 2014 por numeroso candidatos a la Presidencia de la Nación y partidos políticos, que fuera elaborada con el asesoramiento de los mismos autores, y que demostró que la resolución de los graves problemas energéticos requerían soluciones acordadas, y que esos acuerdos son, además de necesarios, posibles.
El documento es extenso, está contenido en 20 páginas, y propone un conjunto de acciones concretas y detalladas para aplicar prioritarimante en los próximos 4 años:
  • Una nueva matriz energética, basada en una mayor presencia de las energías renovables.
  • La implementación de la planificación energética estratégica.
  • La priorización de recuperar el autoabastecimiento energético perdido en 2010, lo que exige eliminar la decadencia crónica de la producción de petróleo y de gas natural e incrementar las reservas comprobadas de hidrocarburos.
  • El compromiso de Argentina en la lucha global para la mitigación del cambio climático.
  • La promoción del uso eficiente de la energía.
  • El saneamiento de la economía energética, actualmente desquiciada.
  • La focalización de los subsidios energéticos en la pobreza y en la indigencia.
  • El cambio de la estrategia petrolera, privilegiando la exploración de las cuencas sedimentarias no exploradas y la exploración y cuantificación de los recursos no convencionales.
  • El cambio de la legislación de fondo en materia de hidrocarburos y la promoción de la inversión privada mediante licitaciones públicas internacionales y transparentes.
  • La redefinición de la estrategia nucleoeléctrica argentina, incluida la revisión antes de su inicio de las nuevas centrales nucleares recientemente anunciadas y aun no iniciadas.
  • La priorización de las obras de las obras de extensión de vida de la central nuclear de embalse.